Bendik Kaltenborn
Bendik Kaltenborn

Lo mismo que resalto las cosas chungas, lo mismico hago con las buenas y declaro que este álbum del señor Kaltenborn, un tío de su Noruega natal, es uno de los mejores que he leído en años. No apto para pusilánimes ni lectores de superhéroes, algo de verdad, ¡con CHICHA! Divertido, atrevido, con un manejo (que da una envidia que te cagas) extraordinario de las herramientas narrativas, gráficas y hasta espirituales, si me apuran. Quién nos iba a decir que de los países del Norte...

–GALLARDO, cómic genius

Bendik Kaltenborn (Oslo, 1980) pasa por ser el ilustrador y cartelista más reputado de Noruega, pero da lo mejor de sí como creador de situaciones imposibles, diálogos mordaces y tebeos delirantes que le han situado al frente de toda una generación de artistas nórdicos. Estudió arte en Oslo y Estocolmo, tras lo que inició una labor que abarca arte contemporáneo, diseño gráfico, animación, ilustración y cómic, campos todos en los que ha sido profusamente premiado a lo largo del último lustro. En 1997 fundó junto a su colega Kristoffer Kjølberg el colectivo fanzinero Dongery. Desde 2007 su trabajo viene siendo publicado en antologías de todo el mundo (Glömp, Kuti Kuti, Swindle, The Drama, Stripburger, Strapazin, Kolor Klimax) pero es en la actualidad cuando comienza a ser algo más conocido fuera de su país gracias a sus colaboraciones para el diario The New York Times y el semanario The New Yorker. Sus dos libros hasta la fecha, Seks Sultne Menn (Seis hombres hambrientos) y Serier Som Vil Deg Vel (Ojalá que te vaya bonito) fueron galardonados como Mejor Libro del Año en los Sproingprisen de 2007 y 2010, respectivamente, mientras este último recibió además el premio del Ministerio de Cultura de ese año. La edición de Fulgencio Pimentel, como número 3 de su colección Impronunciables, es también su primer álbum editado fuera de Noruega, al que seguirán una nueva antología y la novela gráfica Janus.